Dios es amor

Dios es amor

Decir que “Dios es amor” no es una definición. Esta es una declaración fundamental. Significa que usted no puede invertir la declaración y decir “el amor es Dios”. ¿Por qué? Porque conduce a un panteísmo sentimental incompatible con la Escritura. Si pensamos que Dios y el amor son lo mismo, entonces podríamos adorar al amor, y “estaríamos adorando un atributo de la personalidad y no la Persona misma. Primera de Juan también dice que Dios es luz (1:5) y que Dios es la vida (5:20), “¡pero no tratamos de limitar su naturaleza a la luz o a la vida!”. Que “Dios es amor” quiere decir es que el amor es uno de sus atributos esenciales, y que todo el amor viene de Dios, y que Él no hace nada sino en amor. Dios es la fuente de todo amor, pero la naturaleza de Dios no se limita a amar: no hay límites a la naturaleza de Dios.

El amor se caracteriza por la “buena voluntad” hacia el ser amado, como los ángeles les dijeron a los pastores (Lucas 2:14). En otras palabras, si usted ama a alguien, usted “desea el bien” de ellos, no quieres que les pase nada malo. “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor” (1 Juan 4:18). Este pasaje es desconcertante para muchos, sobre todo cuando se lee el versículo en su contexto. Si sabemos que Dios nos ama, sabemos que Él quiere lo mejor para nosotros, así que no tenemos miedo en sus manos, así como un niño extraviado pierde su miedo cuando encuentra a su madre y corre a sus brazos. Él sabe que ella no va a dejar que le venga ningún mal. Además, el contexto de este versículo está hablando acerca del juicio, y sabemos que Dios en su amor (su “buena voluntad” para con nosotros), nos ha librado del juicio mediante la muerte de su Hijo en la cruz por nuestros pecados.

“Si usted cree que está en las manos del azar, por supuesto que hay cosas que debe temer, y sería un tonto si no las temiera”. De acuerdo, tal vez usted no crea en el azar, tal vez usted cree en Dios. ¡Pero si el pecado se interpone entre usted y Dios, todavía tiene mucho que temer!

Hebreos 10:26–27 puede hacer correr un escalofrío por la columna vertebral si usted no está bien con Dios. Pero si se ha arrepentido, usted tiene borrón y cuenta nueva con Dios. Usted ya no está en manos de los hombres, sino en las de Dios, y Él lo ama y tiene buena voluntad para con usted. Así que no tiene nada que temer.

En su amor, Dios “se identifica emocionalmente” con nosotros. Esta es una afirmación perfectamente razonable, pero pensar que Dios “se emociona” sobre mí sacude nuestro concepto de Dios.

Una mujer en trabajo de parto se olvida de su dolor después que nace el bebé (Juan 16:21), porque “se identifica emocionalmente con su hijo. En todo cuanto su hijo prospere prospera ella; lo que le duela a su hijo le duele a ella”. Dios siente lo mismo por nosotros. Esa fue la razón, según Milton en El paraíso perdido, de que el diablo decidiera hacer caer a la humanidad porque sabía que era la única manera en que podía tocar a Dios. Y el diablo logró herir a Dios, porque Dios ama a la humanidad, hecha a su propia imagen. “Nuestros pecados son una herida emocional en el corazón de Dios”. ¿Le parece extraño que Dios nos ame tanto? El salmista estaba perplejo al respecto: “¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria?” (Salmos 8:4). Cuando sufrimos, Dios sufre con nosotros. Y también Dios es feliz cuando somos felices. Los sentimientos de Dios hacia nosotros son como los sentimientos de un esposo hacia su esposa o de una madre hacia su bebé. En el primer capítulo del Génesis se puede sentir el placer de Dios en su reación. Declaró que era “bueno” lo que había hecho; cuando se hizo la humanidad, declaró que lo hecho era “bueno en gran manera”. Lea el Salmo 104:31 y Sofonías 3:17 la próxima vez que se sienta deprimido respecto a sí mismo. ¿Ha pensado que Dios se regocija sobre usted? ¿Ha pensado que usted lo hace cantar de alegría?

¿Por qué entonces, existe tal falta de calidez y entusiasmo en nuestra adoración a este Dios que es el Amante de nuestra alma? Porque no profundizamos nuestra relación con Dios lo bastante para captar una vislumbre de su amante corazón. “Tenemos religión suficiente para hacernos sentir miserables. Si seguimos adelante, encontraremos el amor de Dios”. La vida cristiana no se define por lo que usted no hace. Es una relación de amor. Él nos quiere por esposa, Él quiere ser nuestro Ishi (Oseas 2:16), o “esposo”. El amor hace que todo sea bueno, El matrimonio y la familia serían mecánicos y gravosos si no fuera por “la lubricación del amor”. Cuando usted ama a alguien, no es una carga. Eso es lo que Dios siente por nosotros. Él no es digno de compasión:

¡estuvo feliz de venir y morir por nosotros! Como el amor es un atributo de Dios, usted puede estar seguro de que se corresponda con sus demás atributos. El amor de Dios es infinito, eterno, inmutable, etc. Sus pensamientos hacia nosotros son amorosos en todo el tiempo. Él nos amó antes de que naciéramos: Fue por amor que Cristo murió por nosotros (Romanos 5:8). Ese mismo amor también nos protege (Hebreos 7:25). Dios “siempre guarda lo que ama”.

Te desafío para que disfrutes de ese amor.

Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Reuniones Familiares

Todos los sábados 6pm